28
Mar

Pesk(ado) desmenuzado - Entrevista al joven ilustrador cordobés.

Pesk(ado) desmenuzado - Entrevista al joven ilustrador cordobés.

Esteban Loeschbor (27 años), es de Córdoba Capital, “de acá nomás, de toda la vida” aclara. A pesar de haber intentado ser Médico Forense, y por suerte para nosotros, es Diseñador Industrial desde octubre pasado. Sin embargo el se dedica a muchas cosas, a las que se dedica “sin querer” según se excusa, porque “podría haber estudiado cualquier cosa”.

Esteban grita mi nombre desde afuera, porque mi portero eléctrico no funciona. Es mediodía y cuando bajo a abrirle, ya estaba dibujando algo en una moleskine. “Yo siempre renegué con el tema de ser disperso, con el tiempo me di cuenta de que esa desventaja podía ser una ventaja” me contaría después, “entonces  intento con todas esas cosas que me hacen perder el tiempo, concentrarlas en un producto más complejo”.

Imagen“¿Y si no te dejas usar para que nos servís a los demás?”  le decían al Dr. Jeckyll en la bizarra película La Liga Extraordinaria, y esa frase es la bandera de Pesk, “ser una herramienta para los otros, es algo súper positivo”.

En sus años de escuela secundaria estudió guitarra en el conservatorio, tuvo bandas de rock progresivo, de jazz, llegando a hacer rap en tiempos en que “escribía mucho, muchas cosas, escribía letras e ideas”. Su transición entre medicina y diseño industrial fue en un año en que “leía mucho”, cuenta, pero “después fui perdiendo el hábito de escribir, y el hábito de leer y empecé a tener el hábito de dibujar.. y así voy mutando, fui perdiendo el hábito de la música y fui ganando de lo otro, voy explorando diferentes cosas”.

Imagen: Habitantes Opinólogos: lápiz + photoshop, Crack Magazine Nº4.

Pero es la ilustración la actividad que realiza desde siempre, y a la cual va a parar todo ese conocimiento, todas esas ideas, todas esas relaciones que armó con su vocación de curiosear. “Es muy incierto desde cuándo me dedico al dibujo.. pero me lo empecé a tomar en serio, valorarlo y dejarme halagar por mi tarea en la ilustración desde el 2006 aproximadamente. Creo que le pude dar importancia gracias a que otra gente se la dio primero. Ver que a alguien podía serle útil. Ver que a otro le servía me hizo pensar que podía dedicarme a eso” cuenta con satisfacción, “para mí significa ayudar. Y fui descubriendo que me gustaba hacerlo, así, lo que hago se fue consolidando como trabajo”.

Imagen: Loeschbor en la Wacom: “Nunca de antemano decidí ser ilustrador.. se dio naturalmente”.


Cuando dibuja, su seudónimo es Pesk, pesca en fonética, evolución del apodo Pescado, un despectivo que se ganó cuando era chico, porque no quería comer ese animal en la casa de un amigo.

ImagenAbis Al: versión wallpaper de la imagen de portada de un juego realizado en la Game Jam Córdoba.

“A los 7 años yo tenía un amigo que programaba juegos, y el tenia 6 o 7 años, yo le hacía los dibujos y el programaba, y los sábados en lugar de jugar al fútbol íbamos a un lugar que se llamaba Academia de Ciencias”. De esa época admite que “tenía un perfil medio nerd, era un guaso al que la escuela le gustaba”,  pero peinándose el bigote reflexiona en que “eso de ser el típico nerd siempre se mantuvo en mi vida, siempre sentí curiosidad por un montón de cosas” y que “es por eso que soy disperso, tengo la necesidad constante de entender, el conocimiento ayuda a entender y en esto jugar es muy importante, juego todo el tiempo”.

Imagen: Tapa para historieta King of Demons II, publicada en La Murciélaga Nº8.

Será por eso que además de dibujar, patina, desde hace quince años y en patineta, como le gusta llamar a toda tabla con ruedas. “Me encanta jugar y que el deporte sea un juego” cree, porque no lo hace para “estar o verse saludable”, sino para “hacer deporte como finalidad en sí misma”.
“Me gusta mucho que se estén poniendo de moda este tipo de deportes porque me parece que contribuyen a desarrollar la voluntad de la gente. Porque favorecen una práctica más respetable, que la de ir al gimnasio porque me cuesta dinero” me responde cuando le pido su opinión sobre este tipo de deportes, y mientras teclea sus propias palabras en mi notebook agrega que “cualquier cosa puede ser extrema y gracias al azar uno puede tener una experiencia extrema incluso comiendo, al atragantarse con una arveja. Siempre estamos al borde de dañarnos. Por eso, cuanto más desprovistos de elementos están los deportes, más respetables me parecen. Aquel deporte que solo usa el propio cuerpo creo que es el mejor. Tengo gran respeto por el parkour y el yoga”. 


Imagen: Sobre la patineta: “Creo que nada es del todo extremo o no extremo”. Tapa de El Vernáculo Nº86.

 En este artista, ser inquieto y curioso es casi patológico, como subyace en la fluidez de nuestra conversación y en la derivación espontánea en otros temas. Que nada tiene que ver con la evasión a mis preguntas, sino más bien con una energía indómita que lo lleva siempre a avanzar hacia donde no se sabe.

Y en cuanto a liberar energía, nos encontramos hablando de sus dibujos en la calle, pintar en la calle, casi una actividad física en su faceta más personal. “Me gusta pintar en lugares en los que necesito treparme, colgarme, saltar, usar el cuerpo” cuenta, ignorando que en la edición posterior de sus palabras, patinar y pintar iban a tener tan íntima relación.“Pintar en la calle es usar todo el cuerpo en el acto de dibujo. Y al mismo tiempo es compartir, con gente que pinta y con gente que pasa. La que pasa mientras estoy pintando y la que pasa cuando ya no estoy ahí.. sea que su reacción me llegue rápido o no me llegue nunca” dice, perdiendo el foco de la visión, como si quisiera que realmente esa reacción le llegue alguna vez.

 

ImagenEl Principez dibujando: mural realizado para la más reciente producción de La Rage Audiovisuales.

“Me inspiran las preguntas. Mías o de otros. Me inspira todo. No todo al mismo tiempo.. pero sí es variada la categoría de cosas que pueden ser disparadores” dice, y entonces empiezo a comprender adonde va la fluidez de una conversación con Pesk, a la incertidumbre de lo que vendrá a continuación, después del próximo disparador. “Lo importante de diferenciar, es que los disparadores de imágenes para mí son palabras y oraciones, y los disparadores de estas palabras u oraciones pueden ser cualquier cosa: un sonido, un color, música, una situación de la vida cotidiana, una idea de otro, un valor, y una larguísimo etcétera de cosas. Yo no pienso en imágenes. Yo pienso en palabras y redes de conceptos e ideas, y mis dibujos son una traducción de eso. En mi cabeza mis dibujos son mini relatos. Relatos de la relaciones que voy estableciendo”.

Así descubro su proceso creativo, preguntas, una atrás de la otra con todas sus variables, “una especie de camino subjetivo e inverso en el tiempo, buscando el origen de algo. Es parecido a hacer una mancha y después buscar formas dentro. Hacer para mí es jugar. Jugar con lo que sea que tengo a mano”.

Imagen: Proceso creativo: portada para la historieta La Ciudad Invisible, publicada en La Murciélaga Nº4.

"Yo todas las cosas vengo a cuestionar cada vez que las hago, entonces eso me hace ser muy lento, porque hay gente que cuando inicia un proceso, lo tiene fijo. Yo no, tengo una metodología de la metodología, y es que cada vez que voy a hacer algo me cuestiono nuevamente", dice mientras lo miro con cara de incrédulo, pero con el tiempo alcanzo a dilucidar esto, al empezar a sumergirme en su obra.
“Mi estilo es la constante búsqueda de estilo. Puedo permanecer más o menos tiempo explorando algo, y eso traducirse en un conjunto de características estéticas que parecen un estilo. Pero tal vez mañana nada de eso queda”.

ImagenArte celular: dibujos realizados con el smartphone, "es como llevar una libretita con una extensa gama de herramientas de dibujo" dice.

"Creo que el Esteban de ayer es un pelotudo, mi opinión es aquí y ahora, no tengo una opinión para mañana, y mi opinión de ahora no es mi opinión de ayer.. no soy inestable.. pero mi forma de pensar es esa. Del mismo modo que ahora pienso algo determinado, mañana no lo pienso, como ahora, lo que más quiero tener esta charla, dentro de una hora lo que más voy a querer es salir a patinar, y mientras estoy patinando no me importa si soy Diseñador Industrial, soy grafitero o si soy otra cosa, vivo eso que estoy haciendo en ese momento", dice reflexivo, y me asegura que es algo que nunca confesó en una entrevista. 

Esteban trabaja desde su casa, en un barrio periférico al centro cordobés, o desde donde sea, freelance como quien dice. "Siempre trato de que en mis trabajos surja algo nuevo, que no sea una idea pura de quien me lo pide, y que no sea una idea pura mía vieja, trato de tener siempre una nueva idea sobre algo" comenta en relación al ahora inmediato. "Creo que el diseño industrial no esta tan internalizado en la sociedad cordobesa, entonces todavía no hay tantas cosas para hacer porque la industria no demanda trabajo de eso, en cambio el diseño gráfico esta súper internalizado en la sociedad, todo el mundo anda necesitando diseño gráfico y es el trabajo que actualmente mas consigo".
 
 

 

ImagenPrint Invader: Pasión, serigrafía que acompañó los primeros 101 ejemplares del Cabezas de Tormenta Fanzine Nº2.

Hablando de diseño gráfico, decantamos en su arte en digital, perfil más comercial en la creatividad del Pescado. "La primera vez que hice ilustraciones digitales, fue para un recital de Madame Moustache", cuenta mientras se le ensombrece la cara. "Recién acababa de comprarme mi primer tableta digital y pase varios días intentando expresar ideas sobre la banda y sus temas a través de dibujos y composiciones.. no logré resultados que me conformaran, pero la situación trajo una experiencia increíble.. esa semana estaba tan inmerso en esta actividad, que una mañana sentí ganas de ir al baño y fotografié el producto de esa visita al inodoro. Inmediatamente me cuestione… si todo lo que estaba haciendo era para la banda.. lo que me llevo a incluir una foto de mi producción gastrointestinal con la leyenda de “todo lo que hago es para la madame”, entre las imágenes que se proyectaron en pantalla gigante durante la presentación. Lo poderoso de esta situación fue el revuelto de sensaciones y pensamientos que tuve y aún tengo, en los segundos anteriores y posteriores a la imagen siendo vista por una sala completa: ¡Uy que hice!... como puedo cambiar el curso de lo que esta sucediendo… no hay vuelta atrás… la gente va a pensar que estoy loco… que soy un pervertido… que me quiero hacer el interesante… guau todo el mundo exclamo uuuuuuuuuuuuhhhh!!!... increíble… me siento bien… que gracioso… jajaja... qué loco que me anime… tengo problemas."

ImagenA la garca!!!: viñeta de una historieta realizada en conjunto con Oster.

“Las experiencias son siempre buenas" me dice luego de que termino de reírme. "La pase muy bien en el antes durante y después del evento", ahora se refiere al Paint N’Board 2012, evento en el que participó junto con otros cuatro artistas locales. "Todos los organizadores tienen la mejor de las ondas. Algo genial es que se gestó y vio resultados en muy poco tiempo. Y no se trató de uno de esos proyectos o ideas interminables que nunca se llevan a cabo".
"Lo mejorable del PN'B es la cantidad de gente que incluye en este momento. Tiene potencial para ser algo gigante y sería optimo que su crecimiento sea más acelerado. Quiero muchos más artistas y muchas más tablas, mucha más gente viendolo”, me sugiere cuando le pido que lo critique duramente. 

ImagenPaint N’Board 2012: tablas de Factory LAB intervenidas para la muestra realizada en el Centro Cultural España Córdoba.

Antes de despedirme, porque además de que se me pasó el almuerzo y tengo hambre, todo termina, le pregunto si existe alguna pregunta que nunca le hicieron sobre su obra y le hubiese gustado que le hagan, entonces se queda en silencio un rato, hasta que dice: "Me gustaría hacer una pregunta. Y dejar que la gente imagine como creen que la respondería.. y esa pregunta sería: ¿Es relevante tener algún tipo de certeza?". Luego se queda pensando, como inconforme con la respuesta que dio primero, entonces me mira y dice: "¿Querés hacerme un dibujo y que te lo pague un millón de dólares?"

 
ImagenParadigma, obra para la muestra colectiva Números, en la Kosovo Gallery.


“Mi Top 18” o "los primeros 18 artistas que me vienen a la mente" por Pesk:
David Choe
Andrew Jones
Lucas Aguirre
Herakut
Santiago Mansilla
Carlos Nine
Daim
Audrey Kawasaki
Triángulo Dorado
Ashley Wood
Robot Punch
Félix Punch
Drew
El niño de las pinturas

Marcelo Lelis
Vladimiro Merino
Akeno Omokoto
Craig Mullins


ImagenTalenthouse: fondo del DJ Set de Samantha Ronson en el evento a beneficio Whitness your dream de Branded Arts, entre los presentes estuvo el mismísimo David Choe. “Le haya gustado o no, la tuvo que ver ahí en gigante todo lo que duró el evento” dice Loeschbor con un entusiasmo adolescente.




Un Viaje que nunca terminará, Homenaje al Cebo por La Skandalosa

Un Viaje que nunca terminará, Homenaje al Cebo por La Skandalosa




PRIMER Y ÚNICO DIARIO ON-LINE DE CULTURA URBANA Y DEPORTES DE ACCIÓN DE MENDOZA, ARGENTINA.