25
Ago

Enamorados del muro

Enamorados del muro

Desde el principio de la humanidad, y como primer medio de comunicación, el hombre idealizó sobre los muros. Hoy, continuando con el pragmatismo paleolítico, los artistas plásticos salen a las calles e imprimen sus ideas en las paredes de nuestra ciudad. Federico Calandria, uno de los grandes referentes del Street Art local, te cuenta cómo es adornar la calle mendocina.
De a poco los artistas van acercándose a la calle y “ayudan a poner vida a las paredes de la ciudad”, asegura uno de los grandes referentes mendocinos en Street Art, Federico  Calandria.

También conocido como arte urbano, el Street Art  es una forma muy particular de expresión. Nacido hace casi dos décadas, a mediados de los 90’, el Street Art  se utiliza para describir el trabajo de un diverso conjunto de artistas  que han desarrollado un modo de expresión artístico en las calles utilizando diferentes técnicas.

“Por lo general utilizamos técnicas simples y materiales que sequen rápido, y no tan costosos. Disponemos de poco tiempo ya que a veces la Policía o algunos vecinos pueden interrumpir nuestro trabajo, es por ello que usamos técnicas simples para trabajar más rápido, y no usamos materiales caros porque esto es algo efímero. Tal vez lo que pinté hoy, mañana esté escrachado o borrado”, remarcó Fede. “Cuando tenemos permiso para pintar pueden realizarse proyectos más elaborados y trabajar con más tiempo y tranquilidad. Tratamos de utilizar espacios abandonados para que lo que hagamos no afecte a nadie y de paso le damos vida a lugares que estaban olvidados”, agregó.

Los murales de Fede varían, y van desde el estilo clásico al contemporáneo, siempre acompañados y apoyados en la teoría del diseño gráfico. “Tengo muchas influencias, desde los grandes referentes de la historia del arte y los muralistas latinoamericanos hasta el comic y los dibujitos animados. Como tengo formación y trabajo como diseñador también me veo influenciado bastante conceptos y estéticas propias de esta profesión”.

Adentrándonos en sus preferencias a la hora de plasmar sus ideas sobre una construcción, el artista se inclina por sus personajes: “Siempre he sido consumidor de comics y dibujos animados y por ende mis temáticas siempre están referidas a mutantes, monstruos, criaturas, animales extraños, muchos personajes diseñados por mí”.

Casi como un hijo pródigo de la cultura contemporánea, Federico elige, para saciar su sed artística, salir del bastidor clásico, de la forma rectangular de madera con un lienzo arriba, para adaptarse a enormes muros con diferentes texturas. “Mi idea es hacer cosas cada vez más grandes, trabajar con proyectos más ambiciosos y tratar de ir superando día a día la calidad de los murales. Trabajar en la calle me da esta posibilidad de realizar obras de gran formato que puedan ser admiradas por muchas personas de todo tipo, no como en los museos que no entra mucha gente y solo es para un público especializado”.

Como el arte de las cavernas de los primitivos, cuando los hombres paleolíticos ponían arte sobre las paredes. Continuadores quizás, de uno de los impulsos más ancestrales que se conozcan, los nuevos artistas urbanos, globalizados y actuales "enamorados del muro" insisten, como los antepasados, en dejar grabada una huella en el mundo, al menos por un instante.

Más información en: www.federicocalandria.com




Un Viaje que nunca terminará, Homenaje al Cebo por La Skandalosa

Un Viaje que nunca terminará, Homenaje al Cebo por La Skandalosa




PRIMER Y ÚNICO DIARIO ON-LINE DE CULTURA URBANA Y DEPORTES DE ACCIÓN DE MENDOZA, ARGENTINA.